Bebidas energéticas


"Algunas personas mantienen un miedo reverencial a la información sobre las drogas. Como si disponer de una información acertada sobre ellas fuese a aumentar el consumo. La realidad es bien distinta. La información es un recurso necesario para tomar decisiones inteligentes, informadas, autónomas, ante cualquier desafío. Los riesgos reales proceden de la ignorancia. Non hay elección libre sin un saber acertado.

Una sociedad más culta, más informada y mejor formada sobre las drogas será más capaz de convivir en un mundo en el que estas existen, reduciendo el riesgo de establecer con ellas relaciones conflictivas"

Plan nacional sobre drogas.

Infórmate sobre las bebidas energéticas

Son productos nuevos con sabor a caramelo, extremadamente dulces, y que recuerdan a algún medicamento.
Se caracterizan por "proporcionar vigor y estimulación" a nuestros cuerpos. Estas bebidas nacen a finales de los años 90 en los supermercados, centros comerciales, y en los locales nocturnos como una alternativa para combinar con otras bebidas y como reconstituyente para "noches largas" o para el día después. Todo esto apoyado en la referencia de estar compuestas por infinidad de milagrosas vitaminas y bajo un formato y diseño muy atractivo que incita claramente a probarlas y acercarse a ellas.

Sus componentes son carbohidratos, azúcares sencillos que tienen poca energía, al contrario de lo que se nos transmite (sacarosas, glicosas o fructosa, es una gran variedad de vitaminas del tipo (A, B6, B12, o C) y como ingredientes esenciales, estimulantes naturales entre los que destacan:
TAURINA: aminoácido esencial que el propio cuerpo segrega en momentos de gran esfuerzo físico. Ayuda a mantener la eficiencia de las funciones del cuerpo, a mantener el bienestar general y promueve el incremento de energía en momentos de fatiga y a la vez favorece una rápida recuperación. Su combinación con la cafeína, como a menudo aparece en las bebidas energéticas, favorece que sus efectos actúen de forma más rápida.
GINSENG: la medicina chinesa da multitud de calidades a esta planta, entre las que destaca la de proporcionar energía y disminuir la sensación de fatiga, y eliminar la tensión y mejorar la memoria.
CAFEÍNA: es un componente presente en el café, en el cacao y en otras plantas. Es un estimulante que permite aumentar el rendimiento muscular e incrementar la utilización de los ácidos grasos como fuente de energía ahorrando glicógeno, y combatiendo, mientras duran los efectos, el cansacio, y el sueño. Induce sensaciones de bienestar y alerta.
GUÁRANA: planta de la que se extrae la guaranina, que es una substancia idéntica a la cafeína. El guarana tiene un mayor contenido en cafeína que el café y, además de este alcaloide, contiene teobromina, otro estimulante, entre otras substancias.


Se trata de bebidas que no fueron creadas para combinar con alcohol, o mezclar con otras drogas, pero su uso festivo se incorpora a la cultura nocturna, sin saber que sus efectos ocultan los efectos del alcohol, o que puede llevarnos a beber más y sufrir también deshidratación, sensaciones de falsa seguridad y fuertes resacas.
Un consumo excesivo puede provocar dolores de cabeza, malestar intestinal, taquicardias, ansiedad, excitación cerebral, insomnio, temblores y depresión, crisis de pánico, etc.

El peligro se produce cuando combinamos con otras bebidas como ya dijimos, y cuando se combinan con anfetaminas o cocaína, produciéndose así mayores probabilidades de hipertensión y derrame cerebral.
Otra combinación compleja es con éxtasis.
El consumo de éxtasis se asocia a las fiestas tipo "rave" y fiestas techno, eventos de larga duración, donde se baila toda la noche, etc.
Al mezclarlas y seguir moviéndose, la persona puede deshidratarse, pudiendo tener un aumento de la temperatura corporal, o produciéndole graves y peligrosas convulsiones.

Recuerda

- Lo común (aunque no lo correcto) es tomar estas bebidas y alcohol, donde la cafeína promoverá la emisión de orina y el alcohol una vasodilatación cutánea, provocando pérdida de agua y una posible deshidratación.
- Las bebidas energéticas no son un alimento o comida, ni la substituyen, proporcionan poca energía y cero grasas y proteínas. Para realizar un esfuerzo físico es necesario alimentarse correctamente y dormir bien.
- No se pueden considerar como perjudiciales para el organismo, el caso es que si se ingieren en exceso pueden aparecer efectos secundarios.
- No se deben tomar como hidratantes durante el ejercicio y menos combinadas con alcohol.
- La mezcla con alcohol nos puede conducir al error de sentirnos en condiciones para conducir, cuando en realidad nuestras facultades están alteradas.

Consejos de interés

- No confundir con las bebidas isotónicas (ricas en sales minerales).
- Aunque non tengan alcohol, eso non supone que no puedan ser peligrosas; su combinación con alcohol y/u otras drogas es peligrosa.
- Su éxito radica en la novedad del producto, en sus "componentes aparentemente inocuos" en la publicidad asociada a la fiesta, o al deporte extremo, y a la "energía que nos pueden aportar" así como promociones existentes para introducirlos en el mercado, y su facilidad para encontrarlos (disponibilidad-accesibilidad).
- Se dirigen principalmente a la gente joven, aunque caen también en sus redes de mercadotecnia gente más mayor, habituales en la noche y de la marcha hasta altas horas, también gente con largas jornadas de trabajo, que buscan aquí un "empujón".
- La polémica sobre su composición, sus altas dosis de cafeína o algunos ingredientes desconocidos las hacen más interesantes y populares.

NUNCA DEBERÍAN DE CONSUMIR ESTAS BEBIDAS: - Embarazadas o mujeres en plena lactación
- Personas epilépticas
- Gente con riesgo o con problemas de tipo coronario
- Niñas y niños
- Diabéticas/os
- Personas con cierta sensibilidad a la cafeína y a otros estimulantes
- Personas con problemas de hipertensión, cardiovasculares o con trastornos nerviosos