Profesionales


Consejos útiles para educadores, maestros, profesores o tutores sobre como tratar el tema de la prevención de las drogodependencias con los chicos/as

1. ¿QUÉ ES PREVENIR?

Es anticiparse a la aparición de un problema
Es educar desde edades tempranas con elementos de protección
No es únicamente informar sobre substancias, riesgos, y consecuencias
Es fomentar el desarrollo de habilidades y recursos personales
Es reforzar la autoestima del niño/a o joven
Es fomentar alternativas de ocupación del tiempo libre
Conocer y desarrollar factores de protección

2. CONSEJOS PARA HABLAR DE LAS DROGAS EN EL AULA Y ACTITUDES A TENER EN CUENTA:

*La forma de comprender y utilizar la información de las drogas y sus efectos está determinada por la forma en que el docente transmite los contenidos y la actitud que adopta frente al tema.
Crea un clima de confianza y confidencialidad
Forma más que informa. La información sola no protege. "informar no es educar"
Siente respeto por el cuerpo humano y la salud
Non escandalizar, criticar o menospreciar actitudes y/o comportamientos, sino que se puede tratar de modificarlos
Es importante saber que las drogas legales son también drogas, y que frecuentemente son drogas de iniciación
Tu postura frente a las drogas será siempre clara y convincente, y con una actitud de oposición
Promueve la discusión de aspectos sociales y psicológicos de los que consumen más que de las características farmacológicas de las substancias
Muéstrate disponible y abierto al diálogo, sin ridiculizar, respetando la experiencia y opiniones de los/as alumnos/as. Sitúate en el rol de adulto, no de "igual" de tus alumnos/as
Utiliza estrategias adecuadas a la etapa de desarrollo de los alumnos/as
Reconoce tu implicación en la tarea preventiva
Trata de informarte, formarte y/o capacitarte en el tema
Mantente al corriente del estado de la cuestión sobre drogodependencias en el medio ambiente escolar y en su entorno
Dispón de material de apoyo y de un listado de recursos de la comunidad en materia de orientación y tratamiento de las drogodependencias

La información que se transmita, o entregue debe:
SIEMPRE
Ser veraz, creíble, y fidedigna
Estar acompañada de otras estrategias preventivas que estimulan el desarrollo de habilidades personales
Ser adecuada a la edad y al nivel de conocimientos de los alumnos/as
Y NUNCA
Sobredimensionar los aspectos dramáticos y morbosos
Resaltar los aspectos negativos del consumo, y si los positivos de "no consumir"
Resaltar excesivamente los peligros del consumo, pues el riesgo forma parte de los valores de los adolescentes
Olvidar la promoción al análisis y la discusión al momento de entregar información
Hacer un inventario exhaustivo de las diferentes drogas, sus características y sus efectos, por riesgo a incentivar las curiosidades de los alumnos/as
Dar información no requerida por el alumnado o sobre substancias y productos desconocidos
Negarse, obviar o rechazar hablar del tema, cuando sea necesario o solicitado por los alumnos que así lo demanden

La prevención en los colegios

La educación y formación son las mejores herramientas para usarse como instrumentos de prevención. Siendo la familia la principal educadora, el colegio es el marco que ofrece mejores posibilidades para colaborar en el proceso.
Esta situación óptima se fundamenta en ciertas comprobaciones y ventajas:
La etapa en que el niño asiste al colegio se encuentra en una posición más educable, con mayor capacidad de adquirir valores, hábitos, y actitudes adecuados para su desarrollo
El tiempo que el niño pasa en la escuela, hasta ser adolescente, posibilita implementar programas continuos y evaluables en el tiempo, acordes a cada nivel.
Ofrece la posibilidad de trabajar con directivos, docentes, madres, padres, alumnado, personal no docente...etc, integrados y responsables del quehacer preventivo.

Principalmente en el colegio aprende mucho más que los conocimientos que se transmiten en el aula. Las relaciones que se viven en el colegio, son fuente importante del aprendizaje.
Es el colegio donde el niño y el adolescente se relacionan con sus pares y forman parte de un grupo. En ese marco es fácil reconocer ciertos comportamientos que pueden constituir, si no son corregidos, factores de riesgo ya subrayados.
El principal objetivo de la educación preventiva, es ofrecer a los niños/as, adolescentes y jóvenes, principios firmes, para estar convencidos de rechazar la posibilidad del consumo de drogas.

Las bases de estas intervenciones deben resaltar:
Que la mayoría de ellos NO consumen drogas
Que la información sobre drogas no puede ser sensacionalista ni amenazante
Que el alumnado es solidario los unos con los otros, no siendo sus cómplices, sino, por el contrario, ofreciéndoles su apoyo y siendo un referente testigo.

Programas y modelos de prevención

Para poder asegurar su eficacia, la prevención debe estar presente en las materias que se dictan regularmente. No es una materia aparte, sino que es globalizadora.
Se trata de aprovechar los momentos adecuados para alentar comportamientos positivos y facilitar el desarrollo de la conciencia crítica, en cuanto a drogas se refiere.
Preparar un programa es elaborar un conjunto de acciones que se relacionan entre sí para lograr lo que se propusieron

Todo programa de prevención educativa debe sorprender a todo el persoal docente y no docente; necesariamente debe estar impulsado por sus directivos/as, quienes deben aplicar estrategias de intervención:
Proporcionar información y capacitación a TODO el personal del colegio
Revisar y evaluar la marcha del proyecto
Promover un ambiente saludable en la escuela
Implicar a toda la comunidad educativa en la elaboración y aplicación de programas preventivos en el colegio
Hacer partícipe del mismo a las madres y padres para juntar esfuerzos y criterios
Diseñar un proyecto educativo significa conocer las necesidades de cada colegio para trabajar con esas demandas, evitando así una acción contra preventiva
Coordinar con otras comunidades educativas tareas conjuntas, ricas en el aprovechamiento de esfuerzos y recursos
Introducir en el quehacer cotidiano escolar, la "observación y el seguimiento", evitando así intervenciones sorpresivas, medianamente, los siguientes interrogantes:
¿Por qué hacerlo? Fundamento del programa
¿Qué quiero conseguir? Objetivos del programa
¿Cómo lo voy a hacer? Metodología
¿A quién va dirigido? Destinatarios del Programa
¿En qué tiempo? Cronograma del Programa
¿En qué va a consistir? Actividades del programa

Finalmente, en todo programa de prevención escolar se deben respetar los siguientes NO:
NO usar técnicas que apelen al miedo y/o al sensacionalismo, que serían contra-preventivas
NO utilizar ilustraciones, vídeos, o películas que muestren formas de uso de drogas, que despertarían un interés innecesario
NO llevar adictos recuperados como únicos conferenciantes sin otras personas que los acompañen, porque podrían despertar equivocadas interpretaciones

La prevención del consumo de drogas en la ESO

Si existe una etapa evolutiva en el desarrollo de las personas en la que la acción preventiva relacionada con el consumo de las drogas es más necesaria y tiene mayor efecto, ésta es la etapa adolescente.

La educación Secundaria Obligatoria (ESO) se corresponde con el momento evolutivo de los alumnos entre 12-16 años. Son años que coinciden con la pre-adolescencia y la primeira adolescencia, en los que se producen importantes cambios fisiológicos, psicológicos y sociales. Es un período complejo, aunque no necesariamente conflictivo.

Las chicas y chicos de estas edades se definen como sujetos en proceso de transición de la infancia a la juventud y a vida adulta. Este proceso de transformación, evolución, y los propios cambios conlleva y origina desequilibrios y a veces conflictos.

La adolescencia supone una etapa de desarrollo psicológico peculiar, con una base biológica clara, como es el comienzo de la pubertad. La aparición de la pubertad con sus enormes repercusiones sobre la maduración del organismo influye de manera decisiva en la forma de percibir a los demás.

Este período de la vida coincide con la aparición y afianzamiento del que será el último de los estadios cognitivos, denominados de las "operaciones formales" caracterizado desde el punto de vista funcional por la aparición de las estrategias de resolución de problemas propios del pensamiento formal cuyas características esenciales son las siguientes:
Es capaz de razonar no solo sobre el real, sino también sobre el posible
Entiende y produce enunciados que se refieren a las cosas que no sucedieron y que son puramente hipotecas y es capaz de examinar las consecuencias de algo que se toma coma una hipótesis
Entiende fenómenos que están alejados en el espacio e en el tiempo
Es capaz de razonar sobre problemas abiertos y complejos, examinando sucesivamente diversas alternativas

En estas edades, el pensamiento de los jóvenes ya non va únicamente sobre situaciones y objetos concretos, sino que es capaz de razonar de una forma compleja, formando conceptos, deduciendo e induciendo. En pocas palabras, comienza a superar la dependencia del concreto que caracteriza al pensamiento infantil, de forma que ya non está limitado a una mera observación de la realidad sino que empieza a ser capaz de manipular mentalmente la realidad.

Aparece un tipo de organización intelectual, que nos va a permitir inducir a la reflexión sobre asuntos de su realidad cotidiana, a la contrastación de ideas y opiniones, al análisis de problemáticas actuales, al planteamiento de hipótesis y sus posibles consecuencias, etc; por lo tanto, es el momento propicio para, de una forma específica, abordar el tema de las drogodependencias en el aula.

A continuación, se subrayan algunas características psicosociales significativas del momento evolutivo que pueden incidir en el inicio del consumo de drogas por parte del alumnado que se encuentra cursando la ESO.

El rol del docente

El docente descubre que en la prevención escolar su tarea es sumamente valiosa, y que se manifiesta a través de la relación que tiene con sus alumnos/as. Como en la familia, tiene el principal privilegio de lo cotidiano, además del continuo permanente contacto con niños/as y chicos/as.

Junto con la familia, el docente es la persona más adecuada para asumir una tarea de prevención. Para los alumnos es mucho más que aquel que enseña conocimientos y les exige disciplina. De esta forma, ocupa un papel de mediador entre la sociedad y el alumno, tratando de generar un sentido crítico de la realidad, para descubrir sus contradicciones, y lograr fomentar acciones para preservarla o modificarla.

En el tema de la prevención en drogodependencias surge la necesidad de educar para su salud y para la vida, que constituye la prevención primaria, con los destinatarios los alumnos que no hayan hallan tenido contacto con la droga, y por lo tanto, no son una población de riesgo. En este caso se insiste en reforzar habilidades y el desarrollo de valores para poder afianzar su responsabilidad y autonomía.

Pero el docente también cumple un importante papel en la prevención secundaria, siendo los destinatarios aquellos alumnos/as que hayan tenido algún contacto (esporádico, infrecuente) de experimentador, y que se encuentran en la etapa de "uso indebido". En este supuesto, la postura alerta, no persecutoria o de "espía", del docente es fundamental. Cuanto antes se detecte y actúe adecuadamente, mejores serán los resultados, si bien el diagnóstico, evaluación y posterior tratamiento corresponden a especialistas, el docente es importante en la identificación lo más pronto posible del problema y la búsqueda de asesoramiento.
Esta tarea no es muy diferente de las oportunidades en las que se identifican otros tipos de problemas, por ejemplo: de aprendizaje, conducta, violencia, desadaptación, abandono, etc. Muchas veces estos problemas son acusados por el consumo. Las estrategias de identificación son las mismas; solo que en este caso son sostenidas además, por la imprescindible información y formación sobre el tema.

El docente debe contar con una actualizada información, clara y seria, sobre la naturaleza y extensión del problema. Por ejemplo en el caso del "alcohol" en los jueves, son cada vez más jóvenes, casi niños/as, los que inician este "juego" para divertirse, sin tener conciencia de que el alcohol es una droga muy peligrosa, a pesar de ser legal y socialmente aceptada.